25 mayo 2014

El inicio de tu imagen personal con la Tarjeta de Presentación

Jacqueline Whitmore(*)  sugiere unos consejos para aprovechar al máximo esta herramienta al hacer networking y posicionar tu marca personal.

Estamos en la era digital, pero tener tarjetas de presentación tradicionales continúa siendo muy útil, particularmente al hacer networking e intentar atraer nuevos clientes. Cuando se presentan de la manera correcta, estos elementos de papel pueden funcionar como una poderosa herramienta de branding y permitir que las personas te recuerden rápidamente.

A continuación unos consejos sobre las tarjetas de presentación que te ayudarán a mostrar profesionalismo y atención al detalle:

1. Apuesta por un diseño profesional. Tu tarjeta de presentación debe lucir consistente con el resto de tus materiales de marketing. Los diseños genéricos pueden hacer que te pierdas entre la masa; mejor, elige uno que refleje tu marca personal y profesional. Contrata a un buen diseñador para obtener mejores resultados.

2. Prioriza la legibilidad sobre la creatividad. Las fuentes decorativas, pesadas y muy estilizadas pueden dificultar la lectura. Las tipografías sencillas son las mejores. Mantén el tamaño de la fuente suficientemente grande para que los clientes potenciales no tengan que ponerse los lentes o forzar la vista para leer tu información de contacto.

3. Elige sabiamente el layout. El tamaño tradicional de las tarjetas de presentación es de 3.5 pulgadas por 2 pulgadas (8 cm x 5 cm). Las tarjetas con bordes circulares o poco comunes son más memorables, aunque más difíciles de guardar. Si imprimes información en la parte de atrás, asegúrate de que sea vital. Por ejemplo, si haces negocios en distintas partes del mundo podrías escribir tu información en español por un lado, y en inglés por el otro.

4. Evita los colores chillones. Un color brillante puede hacer que tu tarjeta destaque, pero asegúrate que sobresalga por las razones correctas. Elige un color que no distraiga de tu logotipo o información de contacto. Para facilitar la lectura, imprime las letras en un color oscuro como negro, azul marino o un gris oscuro

5. Incluye múltiples formas de contactarte. Mínimo, debes incluir tres tipos de información: nombre, teléfono y dirección de correo. Si el espacio lo permite, incluye el nombre de tu empresa, dirección y sitio Web. Manténlo simple y profesional.

6. Revisa dos veces la escritura. Las faltas de ortografía o errores de dedo pueden afectar tu marca personal. Los clientes potenciales te juzgarán por la calidad de tu tarjeta de presentación. La atención al detalle es muy importante. Reimprime tus tarjetas en cuanto cambie tu información; evita escribir a mano la información actualizada para ahorrarte dinero. Tus tarjetas de presentación siempre deben ser actuales y presentables.

7. Nunca salgas sin tarjetas de presentación. Las tarjetas de presentación tienen como objetivo generar negocios. Guarda tus tarjetas en un portatarjetas para mantenerlas frescas y protegidas. Hazte un hábito tener varias de ellas en tu auto, escritorio, bolso y maletín. Nunca sabes cuándo un encuentro casual puede convertirse en una oportunidad de negocio. Cuando asistas a una reunión de negocios, dale a la recepcionista tu tarjeta para que pueda anunciar tu nombre correctamente.

8. No repartas tu tarjeta demasiado rápido en una conversación. En la mayoría de los casos, lo mejor es esperar a que alguien pida tu tarjeta antes de repartirla. Si ofreces tu tarjeta demasiado temprano en la conversación, podrías dar la impresión de estar desesperado o de presionar demasiado. Entrega tu tarjeta antes de terminar la conversación. Cuando recibas la tarjeta de alguien más, muestra interés y tómate un momento para leerla antes de guardarla.

9. Usa las tarjetas de presentación para recordar nombres. Si estás en una reunión y recién intercambiaste tarjetas de presentación con otras personas, pon las tarjetas frente a ti para que puedas recordar nombres y distinguir quién está hablando.


Aunque debes ser más creativo si tu negocio así lo amerita, en general debes seguir estos sencillos pasos al diseñar tus tarjetas:

1. Usa tu logo como base. Conviértelo en el elemento más grande de la tarjeta.
2. No incluyas mucha información en la tarjeta.
3. Incluye lo esencial: nombre, cargo, empresa, dirección, teléfono y email.
4. Asegúrate de que la tipografía sea legible.
5. Trata de usar sólo dos colores.

 Una vez que tengas contigo tus tarjetas de negocio ya impresas, aprovéchalas al máximo con estos tips:

1.   Siempre entrega a la gente más de una tarjeta para que la puedan repartir a alguien más.
2.   Incluye tu tarjeta en toda la correspondencia y boletines que envíes.
3.   Lleva tarjetas siempre contigo en un sobre o portafolio donde se mantengan limpias y no se arruguen.


Como recibir las tarjetas de los demás
  Tomar la tarjeta con la mano derecha de preferencia
  Deja un momento para leerlo, no solo meterlo en la bolsa enseguida, ya que das la impresión que no te interesa.
  Hacer un comentario antes de guardar la tarjeta, se puede comentar el diseño de la tarjeta, clarificar los datos o bien, mencionar en lo que quedaron.


Para concluir, las tarjetas de presentación sigue siendo la mejor manera de establecer y relaciones en el mundo de los negocios, son de suma importancia en los eventos de Networking porque muchas veces refuerza el hacer o no un negocio con una persona.

(*)  http://www.soyentrepreneur.com/26193-que-hacer-y-que-no-en-tus-tarjetas-de-presentacion.html 8ene14

09 marzo 2014

Controla tus Palabras y Acciones de Adentro hacia Afuera



Pensar correctamente es la base para vivir correctamente. Para vivir la vida al máximo de lo que eres capaz, cree firmemente que puedes y domina tus pensamientos así como tus acciones. Controla las imágenes mentales que permites tanto como las palabras que pronuncian tus labios. Los pensamientos generan acción. Cuando estés desalentado y deprimido, infla el pecho, adopta una actitud de coraje y repite estas palabras varias veces: fe, esperanza y coraje. Te sentirás y vivirás mejor.

Circular 169 LMP

07 agosto 2013

REFLEXIONANDO SOBRE LAS "RELACIONES INTERPERSONALES"

En el siguiente texto encontramos una breve descripción por medio de una metáfora de cómo son las relaciones personales:
 
«Un filósofo chino decía que las relaciones interpersonales son como los malabares del rodador de platos. 

Este malabarista utiliza una larga varilla metálica del tamaño de una persona. Sobre ella coloca un plato y lo hace girar sobre sí mismo manteniéndolo en equilibrio sobre un extremo de la varilla. La varilla queda apoyada en el suelo sobre el otro extremo y el giro del plato sobre ella la mantiene a su vez en posición vertical. La proeza malabar consiste en mantener el mayor número de varillas en pie con platos girando sobre ella.
 
La metáfora del filósofo chino es muy útil para entender el "trabajo" en las relaciones personales. Cada persona debe atender sus propios platos y mantenerlos rodando sobre sus varillas. Las relaciones necesitan ser "impulsadas" cada cierto tiempo porque si no se enlentecen, se estancan y finalmente, caen.
 
En el campo de las relaciones personales tenemos nuestras propias varillas con platos sobre ellas. Conforme vamos creciendo y desarrollando nuestra vida personal y social, aumenta el número de varillas. Y debemos ir de unas a otras dando impulso a los diferentes platos para que sigan girando.

Llega un momento en que las carreras y el empeño no son suficientes para mantener todos los platos girando a la vez. Eso no debe preocuparnos, es normal, le pasa a todas la personas. Existen relaciones que con el tiempo dejan de "girar", y no es un problema grave.
Situémonos en el medio de la pista. Siempre tendremos cerca aquellas varillas que tengan sobre ellas nuestros más preciados platos. De esta manera no tendremos que recorrer mucha distancia para impulsarlas de nuevo.

Algunas veces miramos más lejos y vemos que un plato se tambalea sobre la punta de la varilla, está dejando de girar. Con un rápido movimiento nos acercamos y le impulsamos de nuevo. Le damos fuerza para que continúe girando un tiempo

En ocasiones algún despiste hace que un plato caiga en el suelo. No se ha roto. Con cuidado lo colocamos de nuevo y lo impulsamos para hacerlo girar de nuevo. al principio muy despacio, después más de prisa. Otras veces, el plato se rompe al caer. Ya no podemos utilizarlo.
 
Tendremos que buscar otro plato para hacerlo girar. No sabemos si el nuevo plato girará bien o mal, rápido o despacio. Tras probarlo y decidir que nos interesa, lo dejamos y volvemos al centro.
 
Así son nuestras relaciones personales. Necesitan impulso, trabajo constante. No por tener acuerdo o convencimiento sobre una amistad, un amor o un afecto, éste se mantiene por sí mismo. Hay que hacerlo girar. El número de platos depende de nosotros mismos.
 
Los platos que están más cerca, a los que damos impulso casi sin esfuerzo, son nuestra pareja, nuestros familiares más próximos, nuestros hijos e hijas, nuestros mejores amigos y amigas, etc. Otros más lejanos son nuestros compañeros de trabajo o nuestra vecina de al lado. A lo lejos quedan antiguas amistades, los demás vecinos o los parientes lejanos.
 
A veces atendemos demasiado a los tres platos más cercanos, nos recreamos en su giro. Cuando queremos darnos cuenta, el resto de la vajilla está en el suelo, algunos están rotos, otros no. El esfuerzo que nos puede suponer poner otra vez tantos platos a girar nos asusta y nos echa para atrás. Sin embargo se puede hacer. Poco a poco todos los platos pueden estar en su sitio.
 
Los platos siguen girando (más o menos despacio) a pesar de no estar atendiéndolos, y están girando todos a la vez. Nuestras relaciones tampoco necesitan de nuestra presencia permanente para seguir vivas. Y todas existen en el mismo momento, aunque no podamos atenderlas simultáneamente.
 
De Medina J.A. y Cembranos F., "La Soledad", Ed. El País-Aguilar. 
 

25 marzo 2013

¿Piensa vender su propiedad?


Sepa cuánto vale su propiedad. Entérate en Suplemento de Urbania, El Comercio 24 Marzo 2013. Tengo algunos comentarios.
http://t.co/ZUkYBRRr3F

14 febrero 2013

Más del 2012

... y en el mercado inmobiliario veamos que pasó en 2012 los indicadores de las notas de estudio del BCR son interesantes



Año 2012


  1. En 2012 el crecimiento inmobiliario fue 6.7% y el precio de las propiedades 21%. Lee Situación Inmobiliaria 2012 BBVA